Los dientes temporales, o dientes de leche, cumplen importantes funciones para el normal crecimiento y desarrollo del niño, por lo que deben ser vigilados y tratados como si de la dentición permanente se tratara.

Alteraciones más frecuentes de los dientes temporales.

La dentición puede verse afectada por numerosas alteraciones que en muchas ocasiones pueden ser fácilmente tratadas, lo que permite mantener el diente en la boca el tiempo suficiente para la correcta erupción del permanente.
De estas afecciones, las dos que con mayor frecuencia se producen son las caries y los traumatismos.

Cuidado y control de la dentición temporal.

Es importante que el niño se habitúe desde pequeño a mantener un cuidado adecuado de su boca mediante costumbres dietéticas, higiénicas, etc., adquiridas en casa, y mediante la visita periódica al dentista.

El cuidado y control de la dentición temporal de incluir los siguientes aspectos:

Aumentar la resistencia del diente contra la caries.

· Aplicación de flúor
· Flúor sistémico
· Fluór tópico
· Selladores de fisuras

Evitar causas que producen caries.

Control de la dieta:

Los principales productores de caries son aquéllos en cuya composición participan los denominados hidratos de carbono (azúcares). Se ha comprobado que lo importante no es la cantidad de hidratos de carbono ingeridos a lo largo del día, sino cuándo y con qué frecuencia se ingieran, así como su consistencia.